Belcebú en llamas / Carlos Gardini

Título: Belcebú en llamas
Autor: Esteban Prado
Fuente: El gran pez

Fecha: 30/04/17
«Gardini tiene cierto modo de encarar el relato más o menos tradicional: una persona al final de su vida, retirado, en una primera página excepcional en la que se despliegan y condensan el personaje, el universo, la historia y el conflicto, sabe que la vienen a buscar. Quien viene a buscarlo es una Hermana de su comunidad, que se encuentra en la contradicción de acabar con la vida de una leyenda, la de Hermano Quinto, o postergar un poco el paso al acto para escuchar de su boca la historia que tiene para contar, su propia versión de los hechos. Y finalmente, claro, le concede ese tiempo, porque si no, no habría novela. Así es que Hermano Quinto se dispone a contar para ella, su perseguidora y para todos nosotros la historia principal, su visita a Belcebú, un planeta al que fue enviado por la Hermandad Silente, una congregación de monjes mercenarios que a base de contratos cumplen misiones alrededor del universo.
De a poco se da el ingreso a una atmósfera por demás extraña, cruza de ciencia ficción y religiosidad futura, en la que un archivo secreto de Artes Bióticas guardado por la Iglesia Trinitaria habilita la resurrección de algunos, entre ellos, de quien recibe a Hermano Quinto en Belcebú, un planeta experimental. Un planeta condenado a arder en llamas porque el experimento llega a su fin.
A medida que remonta el río en cuyas riveras se emplazan las comunidades que lo habitan, Hermano Quinto va conociendo sus diferentes estratos, sus puertos, los diferentes disparates del experimento Belcebú. Una suerte de Apocalipsis Now, un Corazón de las Tinieblas en segundo grado. Peces, ojos y triángulos, cruces, padres que son hijos y espíritu, trinidades por doquier, todo bien mezclado, son las bases de ese planeta construido como una realización literal y grotesca de la mitología cristiana. Y una Tríada que es tres y no es una y que parece ser la joya del Nilo».

Enlace a nota completa: https://elgranpezlibros.com.ar/2017/06/01/belcebu-en-llamas/


Título: El arquitecto de las palabras
Autor: Alejandro Alonso
Fuente: Página 12

Fecha: 27/04/17
«Las estructuras (imágenes, ideas, juegos de palabras que son a la vez juegos especulativos) se repiten en lo grande y en lo pequeño, en lo aparente y en lo patente, en lo público y en lo privado, dotando a las narraciones de un sentido que en el momento de leerlas es sólido como el acero, pero que sin embargo se vuelve evanescente una vez que cerramos el volumen: surcos en el agua».
Enlace a nota completa: https://www.pagina12.com.ar/34255-el-arquitecto-de-las-palabras


Título:  Belcebú en llamas
Autor: Pedro Perucca
Fuente: Otra Parte Semanal
Fecha: 16/02/17
«La prosa exquisita llega a ser casi la gran protagonista de la novela. No sólo por el hallazgo, que primero sorprende y luego se agradece, de incorporar argentinismos a esa lengua del futuro (una isla de primitivos se llamará Malevaje, el salto espacial a través de la galaxia se menciona siempre como “los cortes y quebradas del Gran Tango”), sino sobre todo por la fluidez y la elegancia. La argamasa de la coherencia y la verosimilitud de este universo que nos presenta Gardini se encuentra allí. Su dominio verbal logra que los neologismos se cubran de una pátina milenaria, que la jerga institucional religiosa aparezca con la naturalidad de lo repetido infinitamente.
Una gran novela de Gardini, que desarma la discusión acerca de si esto es fantasía o ciencia ficción, en la que exhibe un lenguaje personal cada vez más consolidado y efectivo».

Enlace a nota completa: http://revistaotraparte.com/semanal/literatura-argentina/belcebu-en-llamas/


Título:  Belcebú en llamas, de Carlos Gardini
Autor: Santiago Caruso
Fuente: Blog personal
Fecha: 29/09/16
«El género de ciencia ficción me es bastante ajeno, pero este libro es muy poético, filosófico y de extraña oscuridad».


Título:  Belcebú en llamas, de Carlos Gardini
Autor: Juan Alberto Crasci
Fuente: ArteZeta
Fecha: 12/12/16
«Carlos Gardini, también traductor de Ballard y Vonnegut entre tantos otros, escribe con un lenguaje personal, único, descriptivo y lírico, informativo y complejo. El buen salvaje es un paraíso de cieno; Noche diáfana bajo el hervor de las estrellas; Castillo, autómatas, mirador. La naranja del cielo raso… El lenguaje construye el relato y al planeta Belcebú, con todos sus milagros y sus aberraciones. La ciencia ficción y la fantasía se entrelazan con el oscuro lirismo de Gardini para hacer de esta novela una obra que excede toda limitación genérica y que, como toda gran obra, es atravesada por los mismos temas de siempre: los límites, la traición, el amor y la muerte».
Enlace a nota completa: http://artezeta.com.ar/belcebu-en-llamas-de-carlos-gardini/


Título: Libros: una guía práctica para el arbolito
Autor: Daniel Gigena
Fuente: La Nación
Fecha: 10/12/16
«Es extraño que la novela de un autor que no publica un libro cada año haya pasado desapercibida. Gardini, además de ser uno de los mejores traductores del país, crea mundos únicos en la literatura. En este caso, ese mundo se llama Belcebú e integra una constelación en peligro. Mediante los recursos de la ciencia ficción y la fantasía, Gardini deja entrever las posibilidades de una ficción trascendente. El formato de novela corta le queda perfecto».
Enlace a nota completa: http://www.lanacion.com.ar/1965588-libros-una-guia-practica-para-el-arbolito


Título: Planetas, sectas y religiones
Autor: Elvio E. Gandolfo
Fuente: Revista Noticias
Fecha: Octubre de 2016
«La extrema seguridad para mezclar una serie de acciones violentas, y de ir lanzando una idea original tras otra, hacen que el periplo a lo largo de un río recuerde a Conrad».
Enlace a nota completa: versión impresa únicamente


Título: El futuro llegó hace rato
Autor: Bernabé Tolosa
Fuente: Revista Leemos
Fecha: 27/08/2016
«Le pregunto si la ciencia ficción debe ser anticipatoria. Gardini piensa. Se toma su tiempo y dice: “La anticipación en la ciencia ficción no es algo que yo enfatice demasiado. No creo que sea la función, en definitiva es una literatura. Por supuesto, algunas cosas las anticipó, otras cosas se anticiparon mal, en muchos casos fueron ideas inspiradoras. Se proyecta mucho el presente pero el futuro sigue siendo un territorio muy desconocido. Para mí la mayor virtud de la ciencia ficción es construir mitologías y no anticipaciones”».
Enlace a nota completa: http://www.revistaleemos.com.ar/el-futuro-llego-hace-rato/